28.11.09

Quiérete, Quiérenos


La sabiduría que nace de la sencillez y la humildad es profunda, sanadora, serena. Se nutre de la permanente inocencia que promueve esa bella actitud de vida. Nos ayuda a controlar los afanes, la angustia. Nos revela la belleza oculta. Nos mantiene sólidamente en el camino de la bondad.  Nos hace vivir plenamente sin sufrir por la carencia de lo innecesario.

La humildad y la verdad nos liberan extraordinariamente y  la bondad nos impone el  amor en cada decisión o actuación de nuestra vida. La inocencia y la bondad son esencia para una vida sana y amorosa.

Cuando se va la inocencia y la bondad,  nos despedimos de la comprensión, la tolerancia y se va a la mierda la confianza. Los sueños se vuelven objetivos y las buenas empresas se vuelven negocios agresivamente lucrativos. El amor se convierte en una relación estable y la amistad un interés.

La Inocencia y la bondad no son para nada sinónimo de estupidez o desidia, ni es enemiga del éxito, pero si la pierdes con ella se va tu alma.

Llena tus sueños de bellos sentimientos y actitudes para que cuando los hagas realidad tengas una vida soñadora, mantengas siempre tus ojos bien abiertos y un corazón brillante y lleno de amor.

Quiérete, quiérenos y cambiaremos el mundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario