Ni más que la Vida ni menos que la Muerte - Introito


Introducción

“La Realidad es aquello que, incluso aunque dejes de creer en ello, sigue existiendo y no desaparece.” - Philip K. Dick (1928-1982) Escritor y novelista estadounidense.

“Un objeto visto aisladamente de la totalidad no es una cosa real.” -      Masanobu Fukuoka (1913-2008) Agricultor, escritor, biólogo y filósofo japonés.
“Es que el hombre no sólo tiene realidad, sino que es una realidad formalmente «suya», en tanto que realidad. Su carácter de realidad es «suidad». Es lo que, a mi modo de ver, constituye la razón formal de persona. El hombre no sólo es real, sino que es «su» realidad. Por tanto, es real «frente a» toda ;otra realidad que no sea la suya. En este sentido, cada persona, por así decirlo, está «suelta» de toda otra realidad: es «ab-soluta» (…) Pero sólo relativamente absoluta, porque este carácter de absoluto es un carácter cobrado’” (Zubiri, X, op. cit.,178)

El aseverar que para  el Hombre1la Vida lo es todo, es una obviedad, empero, éste la toma por sentado y siente que la Vida gira a su rededor. La Vida abarca muchas definiciones, entre otras, se ha definido como una propiedad o cualidad, como la existencia misma o el conjunto de seres y cosas.  Fenómeno que anima y da vida a la materia; la existencia y la capacidad de los seres vivos para desarrollarse, reproducirse y mantenerse en un ambiente. Surge preguntarnos si la Vida es una propiedad, un fenómeno, una cualidad, una capacidad o un ente. Sin embargo, si desprevenidamente se nos pregunta, a nosotros los que vivimos el día a día, qué es la Vida, seguro responderíamos que la Vida representa la constante y reiterada secuencia de cosas que nos pasan o nos confrontan.

Leer el párrafo anterior nos hace vislumbrar el porqué de ese irreprimible deseo de aprehender la Vida y la urgente necesidad de interpretarla. El Hombre sabe que al interpretar la Vida puede identificarse ante ella, ubicarse en ella e Interaccionar de manera efectiva con ella.  Usa su mente para este propósito. La mente comprende e interpreta la Vida y decide nuestro actuar en ella.

No es parte de este introito el descubrir o definir si son lo mismo La Vida y lo Real, o si cohabitan en el mismo espacio y tiempo. Ahora bien, con respecto a lo Real, en referencia con los conceptos filosóficos actuales, se define como una verdad universal que se mantiene inalterada y autentica, en relación de la experiencia, simultanea e independientemente, del ser que la vive o que observa, y la dimensión que la afecta. ¿Existe lo Real o solo lo Real existe? Pregunta obligada para la humanidad. Es la Vida parte de lo Real o es lo Real. Lo Real es esencial para que exista la Vida o lo contrario.

El Hombre anhela vivir en un mundo que percibe real y estable, un mundo con certidumbre. Percibirse en un mundo-cierto lo conserva centrado, estable y seguro. Para el Hombre, La certeza es el estado ideal para vivir. Aborrece y se angustia con la incertidumbre. La incertidumbre nos compele a comprehender y definir lo Real de lo irreal. Es la Realidad una verdad construida sobre la base Real que el Hombre construye para comprender lo Real o construye realidad únicamente con lo que percibe como irreal o lo que no llega a entender y comprender.

La Humanidad desde que existe ha mantenido una eterna dialéctica en aras de dilucidar entre lo Real y lo Irreal. En cualquier caso, hoy se piensa que el Hombre permanentemente está construyendo Realidades (verdades). Lo hace usando su imaginación y basado en su percepción e intelección del Mundo Exterior y su relación con él.  Esto nos lleva a cuestionarnos si existen para la Humanidad verdades aceptadas que no representan lo Real, o siendo muy osados, preguntarnos si al construir Realidades cambiamos lo Real.

Sí nuestra mente construye la Realidad que enfrentamos, podemos afirmar que cada persona construye una  Realidad diferente y única. Entonces cabe cuestionarnos que es, o que son, los aspectos, características o cosas que promueven y coadyuvan para que las personas puedan entenderse y convivir teniendo realidades diferentes. Cómo convivimos e interactuamos en sociedad si cada uno ve el mundo de manera particular y diferente.  Lo que es cierto es que el Hombre construye y acuerda Realidades (Verdades) en conjunto, para que sean aceptadas conjuntamente. 

Si revisamos la historia de la humanidad, vemos como dentro de su cosmovisión, el Hombre construyó con su imaginación y con base en su experiencia y conocimiento, una explicación o verdad que le permitió comprender, interpretar y confrontar aquello que le fue desconocido. 

En conclusión, estás realidades son verdades para cada persona o comunidad. No debemos confundirlas con el Conocimiento, aunque pueden hacer parte de él. Sin embargo, cualquiera que sea su origen, así como la mente las conceptualiza, asimismo el Hombre las convierte en expresiones y/o  actuaciones. Estas verdades se comunican, refuerzan y retroalimentan generacionalmente y se convierten en verdades para muchos individuos y grupos.  

Estas “verdades” tienen la perversa manía de pasar de generación en generación, de individuo a colectivo. En ocasiones convirtiéndose en verdades enquistadas en el pensamiento colectivo humano que si no se revisan se podrían tornan obsoletas o nocivas.  No obstante, también se conoce que evolucionan, se actualizan, cambian o se reemplazan por nuevas verdades.          


Notas al pie:
1 Sinécdoque: Con este término hago referencia por igual a: La Humanidad, al hombre, la mujer, niños y todo aquellos que compone a la humanidad.

2 comentarios:

  1. Si nos ponemos a pensar en qué es lo real y si son verdades o no; llegamos al punto en el que debemos saber cuál es en realidad la verdadera intención de toda mentira, en especial de quien miente. Como bien lo dijo Alfred Adler "Una mentira no tendrá ningún sentido a menos que sintiéramos la verdad como algo peligroso". Buena reflexión

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El Hombre está siempre en la busqueda de lo Real, de la Verdad. Lo que entendí de esa frase de A. Adler es que enfrentarnos con una mentira debemos valorar si la mentira es mejor que la verdad que intenta esconder. Especialmente, si sentimos que la verdad pura es muy peligrosa saberla. Saludos.

      Borrar