Matyse




"El recuento
¿Con qué objetivo dejamos un recuento de nuestra vida y pensamiento? ¿Será con la intención de registrar tu vida y heredarlo a nuestros descendientes como un precioso regalo?.

Mis pensamientos no se detienen, oscilando entre mis recuerdos y mi presente, en especial aquellos recuerdos que marcaron mi vida. El recordar me ha brindado diversas y valiosas enseñanzas, las cuales en muchas ocasiones han sido de gran servicio en la toma de mis decisiones.

No sé si sea lo más común, pero los recuerdos con nuestros Parientes son los que más impactan y viven en nuestras mentes. En especial aquellos donde fallamos o cuando ellos nos fallan. Pero verlos solo como episodios tristes de tu vida es un vacuo ejercicio. Estos son los recuerdos donde encontraras las mejores enseñanzas y si lo permitimos, nos ayudará a tomar decisiones para una mejor y optima vida y muy probable a ser feliz.

No obstante, de mis otros recuerdos y memorias, aprendí que el Señor no es silencio ni invisible, si estás consciente, lo escucharas y veras en cada momento de tu vida. En el entorno, en tus recuerdos, en tus sueños, en tus emociones y sentimientos, en la Naturaleza, en el espacio, en ocasiones "presencialmente" otras "virtualmente" y hasta "cuánticamente". El Señor es la Vida.

Entendí que el Hombre no crea vida, es simplemente el vehículo por el cuál la Vida Humana se hace realidad en este mundo. Estamos destinados a prolongar, perpetuar y extender la Vida Humana. Pero el hombre, a diferencia de otras criaturas ha sido bendecido con otros magníficos poderes y dones, que lo ayudan a descubrir, recrear, modificar, transformar, diseñar, estudiar, etc., lo ya creado en este universo. 

Ahora sé que todo en la Naturaleza vive las mismas limitaciones y pruebas que ella ejerce, sobre todo. No hay vida sin muerte. No hay vida sin propósito. No hay experiencia que no enseñe. Todo es posible, tal vez improbable. No hay amor sin odio. Todo busca su balance. No hay acción sin reacción. Todo está conectado, es una sola Cosa.

No creo en la Nada, todo en el universo que conocemos, hasta en el Vacío, está lleno de Cosas que aún no entendemos.  

Algo que lamento mucho, es no tener recuerdos o memorias únicas de mi concepción. Creería que nadie las tiene. No sé si alguna vez podré acceder a ellos. Sin ellos, nunca entenderé cómo la Vida entró y se me otorgó al ser concebido.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario