11.6.10

El picor en la punta de la lengua


El picor en la punta de la lengua. El silencio que a gritos nos recuerda con sutileza la verdad que no quiere salir. El recuerdo grato de momentos tristes. Las lagrimas que acompañan la  ignorancia que nos enseña el dolor que no sentimos. Esa locura sana que nos descabeza y nos deja sin sentido. La oscura lucidez de nuestras almas que nos despierta con ojos adormilados  y nos ciega con su reveladora y suave luz verdaderamente mentirosa.
Quien tira la primera, tira la segunda y si puede tira la tercera. Las piedras salen y dan sus golpes certeros donde más nos da placer y nos llena de un delicioso dolor que nos apacigua el hambre sórdida y la abundancia de sed.
Nada se escapa a esa cazadora agresiva y esquiva que nos consume la sangre y nos llena de licores desagradables las venas yugulares de nuestros corazones y miembros adiposos.
El picor en la punta de la lengua. El sabor insípido de tus besos sobre los míos. La irrelevancia de tus letras pronunciadas con tinta azul sobre el micrófono irreal de tu mente.
El picor en la punta de la lengua mientras recorre tu inclinación sumisa y destructiva que me deja completo y lleno de tu sabor.

1 comentario:

  1. Anónimo9:12 p.m.

    Hay veces que tenemos la palabra en la lengua y daríamos lo que fuera por poder decirlas. Sobre todo esos te amo que dan miedo... Miedo a que se burlen de nosotras.
    Por eso es que nos volvemos aveces duras e insensibles, y cuando eso pasa no hay forma de volver a querer sentir.
    Todos buscamos ese amor... Pero a la larga tiramos la toalla cuando nos damos cuenta que no existe.
    El amor no existe.

    ResponderEliminar