25.12.16

LLORAR



Nos enseñan que llorar no es de fuertes. Es mostrar debilidad.  Pienso que en muchas ocasiones no es útil. No es mi afán decir que se debe hacer cuando el dolor nos golpea. Si puedo afirmar que hay momentos en que debemos dejar que las lagrimas salgan. Por qué no? Siento que es necesario. 

Sí, de seguro al terminar de llorar, la realidad que quisimos olvidar por un instante, regresa, empero los miedos y tristezas que se suscitaron, se mitigaron o ya no están. Lo anterior seguro ayudará a  enfrentar  esa realidad. Con mayor vigor y entereza.

Al llorar disolvemos en lágrimas las tristezas y miedos. 

A llorar entonces y para que al secarse las lagrimas, floten lejos de nuestros pensamientos y corazones como hojas secas en el viento.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario