Las ideologías y su cuento chimbo




El Hombre siempre está diseñando o modificando ideologías de toda índole, con el supuesto objetivo de mejorar al Hombre. Todas las construye de manera que seduzcan y fascinen, con el firme propósito de convertir seguidores.  

 

Pero, sí no permitimos; sin excepción, que los principios y valores del Hombre enmarquen, nutran y tutelen estas ideologías, no servirán ni alcanzarán el propósito que prometen.

Es importante también tener presente que el Cambio es una constante esencial e inexorable en nuestro universo, cualquier ideología que desee mantenerse estática e inmodificable podría caer en la obsolescencia o desaparecer.

 

Por ende, toda ideología debe adaptarse, cambiar e inclusive superarse ante el cambio constante que sufre nuestra realidad, pero sin renunciar ni ir en contra de los principios y valores humanos.

 

Sí al aceptar y adoptar una ideología sientes que las demás no sirven para nada, vas errado en tu camino.

Sí crees que tu deber es imponer por cualquier medio tu ideología sobre las demás, es posible que vayas camino a una tiranía.

Sí tu idea no respeta las diferencias, estás condenado a la guerra.

Si tu idea no puede interactuar con otras, nos condenas a la violencia y al oscurantismo.

Si tu idea empuja tus básicos principios humanos a la basura, en eso te convertirás.

Sí tu idea no te sobrevive, fue una pésima idea.

¿Qué será de nosotros llenos de ideas y sin valores ni principios?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario