La legitimidad de la felicidad

Se nos hace difícil ser felices. Nacemos en un entorno duro, diseñado entre otros, para generar dolor y necesidad. Estos son los medios evolutivos predilectos de la Naturaleza (Vida) para empujarnos a tomar decisiones y seleccionar a los mejores. Existe una decisión crucial para todo ser existente. Ser feliz!. El Hombre aún no logra aprender del todo cómo lograrlo a plena satisfacción.

Ser feliz es particular, único, especial y aparentemente no hay fórmula que aplique a todos por igual. Pero al menos hoy sabemos que además de buscarla es imperativo decidir serlo. Sin embargo, no toda decisión conduce a una felicidad legítima. Entonces además de ser una decisión de efecto particular, debe observar principios de equidad y justicia.

Nuestra felicidad es propia, sin embargo, nuestra felicidad debe ser equitativa; es decir, no debemos ser felices a costa de la infelicidad de otros.  Debe ser justa con los demás; es decir, debe aceptar la felicidad de otros.

Pero muchas veces el miedo, el desespero y el afán nos empujan a tomar decisiones mezquinas, donde solo prima nuestra felicidad particular, olvidando que la felicidad no es legítima y real cuando es  construida sobre la infelicidad de otros  y  no acepta la felicidad de los demás. - Plocos -

No hay comentarios.:

Publicar un comentario